Comparte esta página en

Identidad Católica

Ideario

Del ser y misión de la Universidad

1.- La Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir es “una comunidad académica que, de modo riguroso y crítico, contribuye a la tutela y desarrollo de la dignidad humana y de la herencia cultural, mediante la investigación, la enseñanza y los diversos servicios ofrecidos a las comunidades locales, nacionales e internacionales”[1].

2.- Como Universidad Católica tiene como finalidad llevar a cabo una nueva evangelización en el campo de la Universidad y de la cultura, procurando la renovación de la humanidad con hombres y mujeres nuevos conforme a la novedad del Evangelio. Por ello, “los ideales, las actitudes y los principios católicos penetran y conforman las actividades universitarias según la naturaleza y autonomía propias de tales actividades”[2].

3.- Como comunidad universitaria en Valencia, formamos parte de nuestra Comunidad Valenciana y nos preocupan las tristezas y nos alegran los gozos de nuestros conciudadanos. Por ello nuestra Universidad analizará, investigará y apoyará todas aquellas expresiones culturales que potencian la identidad, la historia y las tradiciones de nuestra Comunidad. Además, la Universidad Católica, quiere contribuir a un desarrollo social, económico y político de la Comunidad Valenciana, que tenga como fin el bien común.

4.- La Universidad Católica se inspira en las directrices del concilio Vaticano II, en la Constitución Apostólica “Ex corde Ecclesiae” y en los escritos sobre las universidades católicas de San Juan Pablo II. Igualmente se inspira en las enseñanzas del Papa Benedicto XVI, especialmente en sus discursos en Ratisbona, en el discurso no leído de la Universidad de la Sapienza y en su encuentro con los profesores universitarios de El Escorial. Finalmente, tiene en cuenta en su Ideario las directrices de su Gran Canciller y el estilo de universidad propuesto por su Rector en su discurso inaugural del curso 2015-2016.

5.- La Universidad Católica de Valencia se siente llamada a asimilar y a difundir otros textos pontificios de gran importancia para nuestra universidad como Laborem exercens, Centessimus annus, Fideles Christiani laici, Fides et Ratio, Veritatis Splendor,Mulieris dignitatem, Evanglium vitae, Familiaris consortio, Caritas in veritate, Spe salvi y la doctrina del Papa Francisco en sus documentos Lumen Fidei, Evangelii Gaudium, Laudato si y Amoris Laetitia.

6.- La Universidad Católica se integra y está unida con y en la Iglesia diocesana y sus principales instituciones culturales y caritativas, entre otras la Facultad de Teología, la red de colegios diocesanos, Cáritas Diocesana y el Colegio Imperial de Niños Huérfanos San Vicente Ferrer.

7.- La Universidad Católica “promueve la integración de la fe y la razón, de modo que se pueda ver más profundamente cómo la fe y la razón se encuentran en la única verdad”[3]. Esta Sabiduría y Verdad es Jesucristo, rostro de Dios humanado, verdad de Dios y del hombre inseparablemente.

8.- La Universidad Católica fomenta prioritariamente entre sus miembros la oración, la adoración, los sacramentos, la vida de caridad y la atención a los pobres y a los que sufren y una vida eclesial comunitaria.

9.- Busca formar laicos, jóvenes y adultos, que estén en la vida pública y privada conforme a los valores del Evangelio, para ayudar a pensar en cristiano las grandes cuestiones de la vida. La pregunta sobre Dios es imprescindible en una Universidad Católica, así como la necesidad de reflexionar sobre la Revelación cristiana, esclarecedora del misterio del hombre.

10.- Para la formación religiosa de los alumnos, se dispone que los planes de estudio de todos los centros de la Universidad incluyan enseñanzas de Teología, Doctrina Social de la Iglesia, Diálogo Fe-Cultura y Moral-Deontología Profesional.

11.- La pastoral universitaria busca evangelizar el pensamiento y la vida de acuerdo con la cosmovisión cristiana. Dicha pastoral es esencial en la actividad y estructura de la Universidad. El Capellán Mayor y los restantes capellanes velan por la evangelización de los profesores, alumnos y personal no docente de la misma.

12.- Todos los miembros de la Universidad Católica se esfuerzan por formar una comunidad auténticamente humana y cristiana, caracterizada por una actitud de comunión en el respeto a la diversidad. Busca lograr la unidad en los fines y objetivos, en los métodos pedagógicos, unidad entre profesores, alumnos y personal administrativo y de servicios, unidad entre el cuerpo docente y los órganos de dirección, unidad en la relación con las familias y unidad entre los distintos campus y facultades.

13.- En la situación actual de nuestra sociedad y de nuestra Iglesia, la Universidad Católica de Valencia aspira a ser una universidad de excelencia inseparablemente por su identidad católica y por su calidad científica, a través de una competencia docente e investigadora y de su proyección en la cultura.

14.- Impulsora de la labor investigadora de los profesores, elabora planes concretos de investigación incluyendo en los mismos, como señala la Constitución Apostólica  Ex corde Ecclesiae: “el estudio de los graves problemas contemporáneos, tales como la dignidad de la vida humana, la protección de la justicia para todos, la calidad de vida personal y familiar, la protección de la naturaleza, la búsqueda de la paz y de la estabilidad política, una distribución más equitativa de los recursos del mundo y un nuevo ordenamiento económico y político que sirva mejor a la comunidad humana a nivel nacional e internacional”[4].

15.- La Universidad Católica San Vicente Mártir, consciente del compromiso adquirido por la generación de riqueza en la Comunidad Valenciana y para sus gentes, busca desarrollar fórmulas eficaces de transferencia del conocimiento y de generación de puentes entre la Universidad y el mundo económico, que permita establecer marcos de colaboración, cooperación y promoción de la investigación, el desarrollo y la innovación.

16.- La dimensión social debe ser siempre una nota característica de la Universidad. La titulación de Ciencias para el Desarrollo, inspirada en la Doctrina Social de la Iglesia expuesta a través, entre otras, de las encíclicas Populorum Progressio, Sollicitudo Rei Socialis, Centessimus annus y Caritas in Veritate, tiene un carácter interdisciplinar para la formación de expertos en desarrollo humano integral y de ayuda a los países en vías de desarrollo. Esta dimensión, unida a la potenciación del Campus Capacitas, como atención a las personas con discapacidad, constituyen notas distintivas de la Universidad Católica de Valencia, en la cual se implican no sólo los profesores, sino también los alumnos, sensibilizándose durante sus tiempos de estudio o de vacaciones mediante visitas y estancias en estas “periferias existenciales”.

17.- La función tutorial es un elemento fundamental en la identidad de la Universidad Católica. Cada alumno cuenta con un tutor que le acompaña de cerca, lo orienta y lo guía mientras está en la Universidad. Los profesores deben ser ante todo educadores y pedagogos, es decir, acompañantes y guías de los alumnos, que prestan una atención muy especial a su tarea tutorial con los alumnos.

18.- El compromiso y la responsabilidad de la UCV con sus alumnos es darles siempre un trato exquisito, una enseñanza de calidad, una atención pastoral y religiosa para el crecimiento de su propia vida de fe, una orientación en sus estudios y un especial cuidado en sus dificultades de todo tipo, ayudando con criterios de discernimiento a dar respuesta ante los problemas que pueda plantearles la vida.

19.- La UCV apoyará, en la medida de sus posibilidades y en función de las circunstancias particulares de cada uno, a aquellas familias y alumnos con dificultades económicas que no puedan hacer frente a sus estudios, mediante una política de becas adecuada y suficiente.

De la Comunidad Universitaria 

20.- La Universidad cuenta con un cuerpo docente que no sólo transmite su saber, sino que se esfuerza por ser maestros, sabios, que formen en torno a sí discípulos. Se requiere por lo tanto una genuina política del profesorado en todos los órdenes, con una gran identidad católica, y en todo caso, competentes profesores y maestros que, respetando enteramente la identidad de la UCV, contribuyan decididamente a una enseñanza universitaria de calidad.

21.- Todos los profesores deben tener una preocupación constante por su formación permanente en los ámbitos académico y religioso, para poder desempeñar adecuadamente su importante misión educadora. A tal efecto, obtendrán una ayuda y atención personal en el ámbito docente y pastoral, que sea apoyo y estímulo de su capacidad como formador y de su fe y testimonio cristiano en la Universidad y en la sociedad. 

22.- La selección del profesorado de la UCV se realiza teniendo en cuenta criterios de profesionalidad y de aceptación y compromiso con el Ideario católico de la universidad. Se efectúa según el protocolo previsto para la selección, admisión, permanencia y promoción del profesorado.

23.- Los alumnos encuentran en la Universidad no sólo un ámbito donde formarse para ejercer una determinada profesión, sino también el lugar donde hacerse la pregunta sobre Dios y recibir una formación integral, que les lleve inseparablemente a conocer la verdad revelada sobre el mundo y el hombre y su destino.

24.- Los alumnos deben encontrar siempre en la Universidad Católica un clima de convivencia fraterna y de aceptación personal sin exclusiones, con la posibilidad de participar en diversas actividades extraescolares deportivas, culturales, religiosas y asociativas, de forma que contribuyan a su formación integral como personas y como cristianos.

25.- El personal administrativo y de servicios es y se siente miembro integrante y constructor de la comunidad universitaria. Debe mostrar siempre una conducta ejemplar de atención con todos mediante un esmerado espíritu de servicio a las personas y de respeto a quienes demanden su ayuda, dentro del marco y objetivos de la Universidad Católica San Vicente Mártir. Al mismo tiempo, se procurará que cada uno de ellos reciba una cuidada atención en el ámbito laboral, personal y de fe, como parte que son de primerísima importancia en la familia universitaria.

De los nuevos y permanentes retos en la sociedad 

26.- La Universidad Católica de Valencia siente la necesidad de formar, e impulsar la presencia de la comunidad docente y de todos los católicos en la vida pública, para iluminar con su testimonio la problemática de la sociedad actual y crear opinión desde el humanismo cristiano. Para ello, las distintas instituciones académicas de la Universidad impulsarán la publicación de artículos de opinión y la presencia en los medios de comunicación social.

27.- La Universidad Católica es especialmente sensible a los aspectos relacionados con la “ecología integral” y la vida humana hoy tan amenazada, con todos los problemas derivados como son las nuevas pobrezas, los movimientos migratorios consecuencia de la guerra y la persecución religiosa, el hambre en el mundo, la marginación y la exclusión social en los países más avanzados y las graves situaciones que se dan en los países menos desarrollados.

28.- La Universidad tiene en la defensa, impulso y protección de la familia como institución esencial de la sociedad uno de sus principales quehaceres. Por ello, en colaboración con el Instituto Pontificio Juan Pablo II, dinamiza sus esfuerzos tanto en la formación de los alumnos como en la formación permanente de los profesores, especialmente en los temas relacionados sobre la verdad y libertad del matrimonio y la familia, la problemática de la mujer en la sociedad actual y la diferencia sexual varón-mujer, de acuerdo con la antropología cristiana y el reciente magisterio de la Iglesia.

29.- La Universidad, preocupada por las dificultades de muchos jóvenes para integrarse en la sociedad a través de su incorporación al mercado laboral, impulsa su capacitación no sólo a través de la docencia específica universitaria, sino también de la formación profesional  y otros cursos profesionales en aquellos sectores con mayor demanda de empleo y, de manera especial, los vertebradores de la Comunidad Valenciana y vinculados a su desarrollo local, como es el caso del sector agroalimentario. Con este mismo fin, la Universidad adquiere el compromiso de acompañar al egresado hacia sus mejores condiciones de inserción profesional durante los primeros años tras acabar la formación en sus aulas, como asimismo adquiere un compromiso de ayuda y asesoramiento para la empleabilidad a sus alumnos a lo largo de toda su vida profesional.

30.- Ante la multiculturalidad de nuestra sociedad y la diversidad religiosa, la Universidad considera necesario sensibilizar a los alumnos y profesores sobre los temas vinculados con el movimiento ecuménico y las relaciones con las distintas religiones existentes en la actualidad, mediante conferencias y seminarios especializados.

31.- Finalmente, busca propiciar la unidad y la acción concertada con otras universidades católicas o de inspiración cristiana en España o en otros países para la promoción y defensa de los ideales y valores cristianos en la cultura y en la sociedad.

[1] Constitución Apostólica “Ex corde Ecclesiae”, 12

[2] Constitución Apostólica “Ex corde Ecclesiae”, 14

[3] Constitución Apostólica “Ex corde Ecclesiae”, 18

[4] Constitución Apostólica “Ex corde Ecclesiae”, 32