Comparte esta página en

II Congreso Internacional Pobreza, hambre y sostenibilidad

Conclusiones

1. Debemos buscar el desarrollo integral de toda la persona y de todas las personas, para hacer posible, entre todos, una nueva humanidad en la que la pobreza, el hambre, la exclusión, las migraciones forzadas y la violación de las libertades fundamentales no tengan cabida.

2. Este nuevo modelo debe poner en el centro al ser humano y considerar el desarrollo de capacidades físicas, intelectuales y espirituales, porque sin Dios no somos sostenibles. Es más, la persona no es reducible a realidades dadas, es una innovación radical de la realidad que solo entendemos como creada.

3. Para hacer posible un mundo sostenible, hemos de optar por el amor y la misericordia, tal como nos recuerda el Papa Francisco, verdadera auctoritas moral del mundo, según han reconocido distintos intelectuales de relieve mundial, que han precisado además que la encíclica Laudato Si’ constituye el documento de referencia sobre sostenibilidad.

4. Estamos llamados a una ética de la sostenibilidad que sitúa a los más necesitados y vulnerables en el centro de esta consideración, no solo en nuestra mente, sino en nuestro corazón, creando en nosotros nuevos estilos de vida más austeros, creativos y esperanzados.

5. Una alimentación cuantitativa y cualitativamente satisfactoria ha de ser reconocida como necesidad básica del hombre y como derecho universal.

6. Las nuevas tecnologías y el arte han de ayudar a configurar esta nueva sensibilidad que el mundo precisa.

7. Los países desarrollados tenemos la obligación de investigar todas las posibilidades para paliar el hambre y la pobreza y poner a disposición de toda la humanidad estas nuevas soluciones, sin descartar opciones viables por razones ideológicas.

8. La educación integral para todos y la sanidad universal han de formar parte de los bienes reconocidos de las personas.

9. Sobre la agricultura de precisión y su fruto, los alimentos transgénicos, se ha comprobado científicamente que no entrañan riesgos para la salud o el ecosistema, ya que academias de medicina de todo el mundo y casi 130 premios Nobel así lo han reconocido. Esta agricultura debe ser puesta en práctica porque tiene especial relevancia para las zonas de hambruna y pobreza.

10. El respeto mutuo entre creyentes y no creyentes nos ha de llevar a los creyentes a dar razón de nuestra esperanza y a los no creyentes a buscar juntos, como hermanos, el bien común y la verdad, en servicio de todos los hombres, para salir de la quiebra de humanidad que padecemos y ponernos al servicio de otros y del planeta donde vivimos, a la espera de la vida perdurable.

Fechas

5 y 6 de octubre de 2017

Lugar de celebración

Sede de Santa Úrsula
Salón de actos
Dirección: c/Guillem de Castro, 94. Valencia 46001 

Plano de localización

¿Como llegar en...?

Metro
Paradas de Túria, Ángel Guimerà y Xàtiva

Tren
Estación del Norte

Autobús
Líneas 1, 2, 5, 7, 28, 60, 62, 63, 73, 79, 80, 81 y 95