Los estudiantes deben ser conscientes de la seriedad de su deber y sentir la alegría de poder ser el día de mañana líderes cualificados y testigos de Cristo en los lugares en los que se debe desarrollar su labor

Ex Corde Ecclessiae, nº 23