Comparte esta página en

La Universidad

Proyecto educativo

La Universidad Católica de Valencia se acerca a la educación de los universitarios en la búsqueda de una formación rica y completa. Su objetivo prioritario es que éstos adquieran una formación humanística y científica como corresponde a unos estudios de gran repercusión en el futuro de nuestra sociedad. Además busca la integración del saber en la propia tradición católica.

La Universidad Católica "San Vicente Mártir" considera al profesor universitario como un maestro que establece ante todo una relación sapiencial que se convierte en palabra antes que en transmisión de nociones. Instrucción, educación y formación son los ejes que conforman nuestra enseñanza. El maestro instruye, dando una aportación fundamental a la estructuración de la personalidad; educa, ayudando a descubrir y activar las capacidades y los dones de cada uno; y forma, según la comprensión humanística, más allá de una competencia profesional encuadrada en una construcción sólida y en una correlación transparente de significados de vida.

Cada universitario recibe un seguimiento individualizado, no sólo en lo que afecta al ámbito exclusivamente académico, sino en su formación completa. Al estudiante se le acompaña en su paso por la Universidad Católica para que, además de adquirir conocimientos y habilidades técnicas, crezca y madure como persona y profesional.

La Universidad Católica es el lugar donde se examina a fondo la realidad con los métodos propios de cada disciplina académica. Así se contribuye al enriquecimiento del saber humano. Cada disciplina se estudia de manera sistemática, estableciendo después un diálogo entre las diversas materias con el fin de enriquecerse mutuamente.

Tal investigación ofrece un eficaz testimonio, hoy tan necesario, de la confianza que tiene la Iglesia en el valor intrínseco de la ciencia y de la investigación.

De esta forma, en la Universidad Católica de Valencia "San Vicente Mártir" todo lo relacionado con la investigación abarca necesariamente la consecución de unos determinados objetivos: una integración del saber; el diálogo entre fe y razón; una preocupación ética; y una perspectiva teológica.