Una investigación concluye que las mujeres perciben un riesgo menor al fumar que los hombres

Una investigación concluye que las mujeres perciben un riesgo menor al fumar que los hombres

Noticia publicada el

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al tabaco como la principal causa prevenible o evitable de muerte precoz hace ahora medio siglo. Se trata de un problema de salud sobre el que las instituciones sanitarias llevan muchos años realizando campañas de concienciación.

Sin embargo, parece que estas no han conseguido su objetivo en una parte importante del público al que van dirigidas. Según la investigación realizada por Luis Héctor Bailón, profesor de la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir (UCV), para su tesis doctoral, las mujeres valencianas perciben un riesgo menor al fumar que los varones: “Son conscientes de que el tabaco genera problemas de salud pero los más graves se los atribuyen a los hombres, excepto los relacionados con el embarazo”.

En ese sentido, Bailón concluye en su investigación que las políticas públicas de promoción de la salud y prevención han logrado la creación de un consenso respecto a los potenciales perjuicios del tabaco, pero en formato “androcéntrico y adultocéntrico”. Así, se ha fomentado un “sesgo” en la percepción del riesgo, “probablemente influido por las políticas sanitarias centradas en resaltar el riesgo del varón adulto”.

Los resultados del estudio, en el que han participado 450 personas residentes en la ciudad de Valencia y mayores de 20 años, muestran, por ejemplo, que las fumadoras valentinas “no se sienten identificadas” con la posibilidad de desarrollar un cáncer de pulmón.

El profesor de la UCV asegura, como apuntan los datos obtenidos en su investigación, que la tendencia a la cesación del hábito de fumar no sigue el mismo patrón en hombres que en mujeres. Los primeros comienzan a dejarlo “desde bastante jóvenes y en aumento de manera progresiva”; las segundas, sin embargo, lo hacen “en una medida muy inferior y más tardía”. Por esa razón, hoy la tasa de mujeres fumadoras de más de 65 años es “muy superior” a la de hace cuarenta años.

LOS FUMADORES ELIGEN A OTROS FUMADORES PARA CONVIVIR

Otra de las conclusiones que extrae la tesis es que la convivencia con un fumador predice el abandono del hábito. Independientemente de su género, el 47,9 % de los fumadores convive con otro fumador, mientras que sólo un 18,4 % lo hace con un no fumador: “Estos datos reflejan que los fumadores tienden a convivir con otros fumadores, y a su vez que la cesación del hábito por parte de uno de los convivientes genera mayores probabilidades de éxito en el empeño del otro en su abandono del mismo”.

Por otra parte, Bailón también ha descubierto en su investigación evidencias de la influencia de un estado mental alterado en el desarrollo del hábito fumador. La presencia de ansiedad, estrés y depresión son factores “preponderantes” en el consumo de tabaco y en el fracaso de los intentos por dejarlo.

“Las personas con un rasgo de ansiedad, por ejemplo, usan el tabaco de manera diferente. Mientras que el fumador ocasional tiende a fumar para animarse o en actos sociales, estos fuman no solo a diario, sino además, en grandes cantidades, utilizando el tabaco como sedante. Muchos estudios apuntan a que si se sustituye el tabaco por un tratamiento contra su ansiedad o depresión, las posibilidades de tener éxito en la cesación del hábito en muchas personas ascienden exponencialmente”, añade.

David Amat / comunicacion@ucv.es

Noticia anterior_ Post-verdad de ida y vuelta (Ginés Marco, Las Provincias)
Noticia siguiente Un congreso analiza este sábado las posibilidades y peligros de las nuevas tecnologías e Internet en el aula y la familia

Calendario

«agosto de 2022»
lu.ma.mi.ju.vi.sá.do.
25262728293031
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930311234

La UCV en medios