“Ser delegado de la UCV es defender el escudo que tienes en el pecho y no el nombre que llevas en la espalda”

Delegados de alumnos

“Ser delegado de la UCV es defender el escudo que tienes en el pecho y no el nombre que llevas en la espalda”

Noticia publicada el

“Ser delegado de la UCV es defender el escudo que tienes en el pecho y no el nombre que llevas en la espalda”

Juan Andrés Morata Rodríguez, alumno de tercero de Derecho en la Facultad de Ciencias Jurídicas, Económicas y Sociales, es el nuevo delegado de alumnos de la Universidad Católica de Valencia (UCV). Juan Andrés ha empleado una analogía deportiva para expresar lo que supone el cargo: “Ser delegado de la UCV es defender el escudo que tienes en el pecho y no el nombre que tienes en la espalda”. Este joven tiene claro desde la cuna que el servicio es un motor vital; venezolano, su familia vino a España siguiendo el legado de su abuelo, que huyó de la dictadura: “Hay que dar solución a los problemas, hacer un servicio a los demás, ser altruista”, reconoce el futuro abogado.

Con él y con el subdelegado general, Aurelio Sanchis Llopis, estudiante de cuarto de la doble titulación de la Ciencias de la Actividad Física y Deporte y Fisioterapia, conversamos en la siguiente entrevista, donde recogen las propuestas y retos que han trasladado personalmente al rector, José Manuel Pagán, acompañados de la vicerrectora para los Estudiantes y Acción Social, Beatriz de Ancos. Y es que la andadura que han emprendido ya ha dado frutos en la cohesión de la comunidad universitaria; ambos coniciden: “Facultades, servicios y alumnos tenemos que ir a una”.

¿Cuáles fueron vuestras propuestas y por qué consideráis que fueron decisivas para ser elegidos?

Juan Andrés: Fundamentalmente, poder canalizar las propuestas de los alumnos, dándolas a conocer a todas las facultades y servicios, así como poder trabajar conjuntamente con ellos, pues creemos que hace falta una unificación en muchísimas áreas. Lo que ofrecí para el estudiantado fue una coordinación y recuperar aquellas cuestiones del reglamento que no se estaban cumpliendo (la celebración de consejos, propuestas de movilidad…) que pudieran ayudar al estudiante. Así, nos comprometimos a que, cuando detectáramos problemas que también fueran externos, estuviéramos presentes en esos problemas y poder ayudar.

Aurelio: Me presenté a la delegación de la Facultad de Torrent, pero, por disponibilidad de tiempo, no tenía pensado “saltar” a la Universidad. Contactó Juan Andrés con los diferentes delegados comentándonos sus propuestas -sobre todo, querer trabajar juntos y por el alumno- y me animé. Al final, no somos una Universidad Católica solo de nombre, y más importante que hacer muchas cosas es hacer notar que lo primero es la persona, como bien dice nuestro lema.

¿Y qué ha sido por ahora lo más destacable?

J.A.: De no haber celebrado ningún consejo o solo consejos generales en años anteriores, este curso ya llegamos a los casi veinte consejos de estudiantes realizados entre todas las facultades. Hemos conseguido que las peticiones recibidas se hayan canalizado y se han multiplicado por tres porque hemos utilizado un servicio único para retenerlas.

A.: Así es: el alumno tiene más voz en la Universidad, más cabida en la toma de decisiones y sabe qué ocurre.

¿Qué relación mantenéis con los delegados de clase, delegados de titulación y delegados de facultad?

J.A.: Tenemos distintos grupos de contacto para poder canalizar los problemas en el momento en que se presentan y, al mismo tiempo, como delegado general, estoy a tiempo completo para los estudiantes. Con los delegados generales, tanto a nivel individual como grupal, hemos recuperado una comunicación efectiva y total, lo que ha sido fundamental. Esto nos ha llevado a proyectos como la recolección de fondos para La Palma o la carrera en la que estamos participando ahora desde todos los consejos en relación con el Servicio de la Actividad Física y Deporte, también para los damnificados por el volcán. Hay una comunicación efectiva y se ve en los resultados.

La representación estudiantil no se circunscribe a la UCV... ¿Cuál es vuestra labor externa?

J.A.: Pues en distintos ámbitos, desde las sectoriales de distintas titulaciones, como el Consejo Nacional de Estudiantes de Derecho o de Nutrición, donde venimos participandos desde años atrás, a otras nuevas actuaciones. La idea es atender a los problemas reales de la sociedad y ser parte activa de los cambios que hacen falta. Al final siempre estamos con la premisa de que los jóvenes son el futuro, pero tenemos que acostumbrarnos a que también somos el presente. Desde la Universidad queremos construir las bases del país y de la sociedad que queremos.

¿Cómo combináis vuestra labor de delegados y los deberes de estudiante?

J.A.: Organizándome con un método de agenda llamado bullet: para cada hora, una gestión. Intento compaginar todo, a veces con la dificultad de dejar tu disponibilidad a merced de los demás. Pero se puede gestionar, servir y estudiar.

A.: Al principio no llegaba a todo, la verdad; me costaba organizarme. Me ha ayudado la orientadora de mi sede, con la que tengo buena relación, y ahora es otra cosa. Ya en primero había contactado con ella para gestionar horarios y ahora me ha enseñado a hacer lo que toca en cada momento.

Al margen de la misión concreta que se os ha asignado, ¿qué destacaríais de vuestro paso por la UCV?

J.A.: Lo que destaco siempre, además del ideario (que es lo que a muchos nos ha movido a estar en esta Universidad) es el hecho de que primero somos personas y desde esta premisa, nos formamos no solo para ser los mejores profesionales, sino ciudadanos íntegros a los que nos interese el servicio a los demás. Y justo la UCV, su arraigo institucional, nos impulsa a entender que hay que formarse para ayudar, formarse para servir.

A.: El trato del profesorado, porque nos tratan a cada alumno como personas y no como números, y de todo el personal de administración y servicios. Un trato excelente que no siempre aprovechamos.

Noticia anterior_ Importantes bufetes coinciden en destacar las “competencias blandas” de los alumnos para su empleabilidad
Noticia siguiente Scholas Occurrentes, una realidad psicosocial

Calendario

«octubre de 2022»
lu.ma.mi.ju.vi.sá.do.
262728293012
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31123456

Opinión