La arrinconada libertad religiosa (Ferran García Mengual, Paraula)

La arrinconada libertad religiosa (Ferran García Mengual, Paraula)

Noticia publicada el

La afirmación de la libertad religiosa como derecho personal se remonta al nacimiento del Estado moderno, cuando los súbditos pasaron a ser ciudadanos titulares de derechos, y la vivencia religiosa se fue emancipando del poder y convirtiéndose en la manifestación más acabada de la dignidad de la persona. La libertad con la que Dios creo al hombre y a la mujer adquirió así su dimensión jurídica humana.

Por ello, todas las grandes declaraciones de derechos que están en la base de la construcción de las sociedades libres –las que realmente respetan la libertad– parten de la afirmación rotunda de la libertad religiosa. Y lo hacen, desde la primera Declaración de Derechos, la del Buen Pueblo de Virginia (1776) vinculando la libertad de culto a la dignidad y la libertad del individuo.

Hoy en día, sin embargo, la libertad religiosa es arrinconada en muchos discursos como un reducto histórico, innecesario en una sociedad moderna y tecnificada. Como si modernidad y tecnología fueran incompatibles con libertad y dignidad. En un peligrosísimo discurso que nos lleva a la realidad de distopías como las de Orwell o Huxley, donde, por supuesto, no hay libertad religiosa ni ninguna libertad. Frecuentemente, asistimos a discursos en los que la libertad religiosa es percibida como una especie de privilegio de una minoría religiosa (véase el voto particular a la STC 192/2020) y, por tanto, caracterizada como una especie de agresión de la igualdad, dando pie a desvincular lo religioso de la dignidad humana y así, permitiendo que sea una mayoría política o social coyuntural la que diga qué es y qué no es la libertad religiosa. Que la libertad religiosa es un riesgo para los autoritarismos de cualquier tipo se pone de relieve en el notable incremento de la persecución religiosa en todo el mundo recientemente, en paralelo a la disminución de los sistemas políticos democráticos.

Pero la persecución de la libertad religiosa no es solo cosa de territorios lejanos, donde quizás alcanza sus cotas martiriales más dramáticas como recientemente hemos visto en Nigeria, Irak, Siria, India o Paquistán. En Europa asistimos a un proceso de degradación de la libertad religiosa a una suerte de derecho de configuración legal, desvinculado de la dignidad de la persona y de su carácter transcendente innato.

La expulsión progresiva de la religión del espacio público y, de manera especial de la escuela, la conversión de actos religiosos en actos culturales sin dimensión trascendente, o la deliberada negación del hecho religioso desde las instituciones y los medios, son también negaciones de la libertad religiosa de manera sutil y silenciosa, a las que asistimos sin percatarnos de que en la defensa de los derechos fundamentales cualquier paso atrás es una pérdida de libertad y de dignidad que será muy difícil recuperar.

Ferran García Mengual es profesor de Derecho Constitucional.

Documents to download

Noticia anterior_ Cacerías políticas (Carola Minguet, Religión Confidencial)
Noticia siguiente Libertad religiosa en caída libre (Sergio Rivas, Paraula)

Buscador de noticias

Calendario

«noviembre de 2022»
lu.ma.mi.ju.vi.sá.do.
31123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
2829301234
567891011

Últimas noticias publicadas