Un Sínodo tan oportuno como necesario (José Manuel Pagán, Paraula)

Noticia publicada el

Quiero empezar compartiendo la alegría que experimenté cuando supe de la convocatoria del sínodo en nuestra Diócesis, principalmente porque suponía constatar que nuestra Iglesia está viva, que escucha el clamor de quienes sufren el cambio de era que vivimos, en el que se omite toda referencia a Dios condenando al hombre a la más absoluta soledad, al tiempo que se impone un relativismo que provoca inseguridad y pervierte el sentido auténtico de la libertad, que lejos de liberar al hombre lo esclaviza a distintos ídolos.

Es importante que este Sínodo renueve en cada uno de nosotros la alegría y la esperanza de quien se siente elegido y amado, sin condiciones y unilateralmente por su Padre, no por nuestros méritos sino por pura gracia; que experimentemos de nuevo la alegría del primer anuncio, de ser cristianos, de estar sostenidos por la felicidad interior de conocer a Jesucristo y de formar parte de su Iglesia.

A partir de aquí, confío en que este Sínodo nos ayude de manera concreta a confirmar y renovar nuestra misión evangelizadora como Iglesia, a ponernos en marcha, a soltar el lastre que en forma de miedo al qué dirán, a que nos señalen o a una mal entendida prudencia nos paraliza y nos impide el anuncio del Evangelio a quien muchas veces nos lo está pidiendo sin decirnos nada.

Y es que frente al sinsentido en el que muchos de nuestros hermanos viven hoy se hace imprescindible el anuncio, con alegría y sin miedo, del kerigma, único capaz de responder al anhelo infinito de todo corazón humano. Hoy más que nunca necesitamos una fe viva, una fe que impregne y transforme la vida de cada persona, y una fe así solo puede venir del encuentro con Cristo. 

Salgamos pues al encuentro de nuestro hermano y digámosle con alegría: «Jesucristo te ama, dio su vida para salvarte, y ahora está vivo a tu lado cada día, para iluminarte, para fortalecerte, para liberarte». 

Es fundamental que este anuncio exprese, como nos recordaba el Santo Padre Francisco en su Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, el amor salvífico de Dios previo a la obligación moral y religiosa, que no imponga la verdad y apele a la libertad, que posea unas notas de alegría, estímulo, vitalidad, y una integralidad armoniosa que no reduzca la predicación a unas pocas doctrinas a veces más filosóficas que evangélicas. 

Así que recemos duro para que el Señor nos ilumine a discernir cómo llevar esta Buena Noticia a una sociedad que necesita el encuentro con el Señor. ¡Todos necesitamos sentirnos hijos amados del Padre!

En esta concreción cada uno puede aportar su experiencia en los distintos ámbitos que pretende abordar el Sínodo. En la Universidad somos testigos de cómo se arrebata, se priva a los jóvenes, cada vez en mayor número y a edades más tempranas de la oportunidad de encontrarse con Cristo, muerto y resucitado.

José Manuel Pagán, rector de la UCV.

Documents to download

Noticia anterior_ Cataluña: tiempo de orar (Cardenal Arzobispo Antonio Cañizares, La razón)
Noticia siguiente Fiesta de Todos los santos y fiesta de los Fieles difuntos

Buscador de noticias

Calendario

«octubre de 2020»
lu.ma.mi.ju.vi.sá.do.
2829301234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930311
2345678

Últimas noticias publicadas