Expertos analizan la importancia del amor y su alcance ético y político

Facultad de Filosofía, Letras y Humanidades

Expertos analizan la importancia del amor y su alcance ético y político

Noticia publicada el

Expertos analizan la importancia del amor y su alcance ético y político

La Facultad de Filosofía, Letras y Humanidades de la Universidad Católica de Valencia (UCV) ha celebrado unas jornadas de investigación para analizar la importancia del amor en nuestras vidas. Así, tal y como han expresado sus organizadores, “pensamos que el amor es el fenómeno más decisivo para nuestra identidad personal y, en este sentido, la evaluación de su alcance ético e incluso político puede abrir una vía para resolver conflictos interpersonales y sociales”.  

Ha inaugurado el encuentro, celebrado en la Sede San Juan y San Vicente, la profesora de la Universitat Internacional de Cataluña Magda Bosch, que ha llamado la atención sobre la centralidad del amor en Aristóteles y su relación con el entendimiento. Tal y como ha explicado, para el filósofo griego el amor entre las personas era una función contemplativa, propia del alma, cuyo paradigma es la amistad perfecta, la cual “hace capaces a los seres humanos de darse a otro y considerar su bien como propio”. 

En paralelo al análisis del amor, ha tenido lugar una mesa redonda en la que los profesores de la UCV Eduardo Ortiz y José Vicente Bonet han propuesto el concepto de persona que anima o comporta dicho examen. Bonet ha analizado el concepto de amor a las personas “como una disposición que todos conocemos por experiencia e incluye, en diversos grados, la promoción activa del bien del amado –también de su libertad-; la conexión afectiva entre amante y amado; y la vulnerabilidad emocional de aquel a la existencia y bienestar de este”. Tales rasgos “se interconectan y tienen como destinatario una persona real, de carne y hueso, con proyectos y un modo de ser estable, más que sus cualidades o habilidades particulares”.

Por su parte, Ortiz ha tratado uno de los problemas que, según algunos, plantea la reflexión contemporánea sobre el amor en nuestras vidas. Si bien es difícil negar su enorme importancia, ya que nuestras relaciones amorosas constituyen el núcleo de nuestras identidades como personas, por otro lado, el tiempo y energía que dedicamos a quienes amamos, parece chocar con la imparcialidad que según algunos configura el núcleo de la moral. La solución pasaría por recuperar un tema de la tradición clásica, el del orden de los amores, en estos términos: plantear la organización adecuada de los amores de las personas, afrontando de un modo nuevo los vínculos entre los próximos y los lejanos en la medida en que estos últimos no pueden dejar de ser reconocidos como personas.

El ejercicio ético empieza con los que tenemos cerca  

El simposio, titulado Amor y Ética: el orden del amor y el debate conceptual y cívico entre parcialismo e imparcialismo, ha contado con el reconocido filósofo italiano Giacomo Samek Lodovici, de la Universitá Sacro Cuore, de Milán. En su conferencia, ha disertado sobre el amor y las virtudes, entre otras, “la esperanza que anima la fortaleza, y que se alimenta de la consciencia de ser amado. Esta consciencia es decisiva para actuar, como lo confirman espléndidas y conmovedoras historias de vida, caracterizadas por un gran sufrimiento y, al mismo tiempo, por una misteriosa paz”, ha expresado.  

A continuación, Sara Martínez Mares, de la UCV; Nieves Gómez, de la Universidad Villanueva y David Reyero, de la Universidad Complutense de Madrid, han entablado un diálogo sobre el mismo tópico, aplicado en la educación. La profesora Martínez Mares ha propuesto la ética llamada “del cuidado”, centrada en una antropología relacional, contra la antropología individualista de la que nace el debate entre parcialismo e imparcialismo: “Se trata de recordar y difundir que la educación ética que implique una mirada justa hacia los demás no se puede dar si no se rescata la particularidad del otro”.   En este sentido, ha asegurado que el ejercicio ético empieza con los que tenemos cerca: “¿Dónde reconozco a la persona? La reconozco en mi hermano, en mi madre, en que ese otro con quien tengo un conflicto, tiene un padre también, tiene un amigo con quien ha quedado y gente que lo espera en casa. La vivencia de lo particular, pareciendo demasiado obvia, ha servido para frenar la barbarie donde la ideología o la guerra no dejaba ver a la persona; también ha servido para reconocer el sufrimiento de ese otro que, sin yo conocerlo, es, sin embargo, como yo”. 

Las jornadas de investigación se han cerrado con un debate sobre polarización y amistad cívica en el que han intervenido el decano de la Facultad de Filosofía, Letras y Humanidades de la UCV, Ginés Marco; y el profesor de la misma Facultad, Bosco Corrales. En opinión de Marco, “parece que el ideal moral es de carácter universalista, imparcial, pero, sin abogar por un subjetivismo pernicioso, nuestra propuesta es que sea incorporado el factor de un parcialismo moderado en el trato con los más próximos, ya que puede tener connotaciones morales de alta intensidad. Hay que tratar de conciliar términos que la filosofía moral contemporánea ha querido segmentar”, ha concluido.

Corrales ha explorado algunas implicaciones del amor al prójimo, entendido como una persona que sufre y cuya dignidad me impone una responsabilidad. Así, en el contexto del asilo, ha considerado que la perspectiva imparcialista sería la adecuada, ya que un puro parcialismo (nacionalismo o patriotismo) no podría dar cuenta de los derechos de los refugiados a la protección internacional. 

Puede consultarse la tribuna publicada en el diario Las Provincias a propósito de las jornadas.

Noticia anterior_ La UCV se consolida como referente en la formación de terapeutas ocupacionales en España
Noticia siguiente Galerías fotográficas

Calendario

«junio de 2024»
lu.ma.mi.ju.vi.sá.do.
272829303112
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
1234567

Opinión