En agosto, frío en el rostro (Pablo Vidal, Levante-EMV)

En agosto, frío en el rostro (Pablo Vidal, Levante-EMV)

Noticia publicada el

Hablar de cambio climático tras los episodios de esta primavera es exagerado y poco científico. Esa es precisamente la diferencia entre tiempo y clima. Para establecer cambios en el clima tenemos que seguir los datos de al menos los últimos treinta años y no solo los de los pasados días. Sin embargo, precisamente la serie climática y los recuerdos de las personas mayores lo que nos dicen es que nos encontramos ante cambios profundos en el clima que se concretan en veranos que empiezan antes y terminan más tarde, así como con una práctica eliminación de las estaciones de la primavera y el otoño. Junto a ello, un incremento de los fenómenos meteorológicos extraordinarios. Siempre hemos tenido lluvias torrenciales, periodos de fuerte sequía o temporales de nieve, pero ahora serán más frecuentes e intensos.

Ante eso, más allá de intentar mitigarlo con acciones decididas para generar menos gases de efecto invernadero, consumir menos y acelerar la transición hacia modelos más sostenibles, tendremos que adaptarnos.

Tendremos que modificar nuestras costumbres sobre las vacaciones de verano, pues iremos antes a la playa, pero nos será difícil aguantar el calor en el mes de agosto. Tendremos que adaptar nuestras pautas de consumo a cultivos que consuman menos agua o que puedan crecer en situaciones de calor más prolongado y que sean resistentes ante condiciones de escasa humedad. Tendremos que adaptar nuestras casas para luchar contra el calor, sustituyendo los actuales aires acondicionados, por soluciones más sostenibles y ecológicas. Veremos como la temporalidad de nuestras frutas y verduras ya no será exactamente la misma. Tendremos la vendimia hasta un mes antes de cuando la teníamos hasta la actualidad. Deberemos olvidarnos de los jardines con césped y buscar soluciones con umbrías y plantas adaptadas a nuevas condiciones.

Hagan la prueba y verán como estas premisas, que parecen bien lógicas, no son las que ahora mismo están presentes. Pongan en su buscador de internet de referencia “ampliación pistas esquí”. Se sorprenderán de la cantidad de noticias, actuales, que siguen planteando invertir grandes cantidades de dinero en una actividad que, los datos son los datos, cada año puede practicarse menos días. Primero porque ya no nieva en invierno como lo hacía antes. Nieva más tarde y en mucha menor cantidad que antes. Ante eso, hemos respondido con instalaciones para crear nieve artificial. El siguiente reto ha sido, como hemos señalado, que el frío cada vez se retrasa más. Ante eso, ni siquiera los cañones de nieve pueden trabajar. Sin frío no hay nieve. 

Lean sobre el proyecto de unión, no es el único, de las estaciones de Astún y Candanchú. Ahora hagan el ejercicio de incluir en la búsqueda, junto con las palabras clave anteriormente citadas, “polémica”. Juzguen ustedes mismos. Seguimos empeñados, de manera tozuda, en luchar contra una realidad incontestable que ya tenemos aquí.

Nada más lejos de mi intención que describir un escenario apocalíptico. La realidad es que el clima está cambiando, que podemos reducir los impactos del cambio con actitudes y estrategias de moderación, pero tendremos que afrontar una nueva realidad.

Deberemos adaptarnos. Se acabó el popular refrán de nuestros abuelos “en agosto, frío en rostro”.

Documents to download

Calendario

«julio de 2024»
lu.ma.mi.ju.vi.sá.do.
24252627282930
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930311234

Opinión