"Netanyahu debilita la democracia y la seguridad de Israel, junto a la estabilidad de la zona”

Antonio Bar, catedrático de Derecho Constitucional

"Netanyahu debilita la democracia y la seguridad de Israel, junto a la estabilidad de la zona”

Noticia publicada el

"Netanyahu debilita la democracia y la seguridad de Israel, junto a la estabilidad de la zona”

El catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Valencia, Antonio Bar Cendón, ha asegurado en la Facultad de Ciencias Jurídicas, Económicas y Sociales de la Universidad Católica de Valencia (UCV) que el programa de reformas constitucionales del Gobierno de Netanyahu supone “una contrarrevolución radical y sectaria que debilita los fundamentos de la legitimidad democrática del Estado de Israel y, como consecuencia, su propia estabilidad y la estabilidad misma de esa atormentada zona del mundo”.

El profesor Bar Cendón ha participado en un seminario organizado por el Instituto Europeo de Educación para la Cultura Democrática (ECUDEM-UCV) donde ha repasado las  recientes reformas constitucionales del Ejecutivo, que “pretende imponer una reforma iliberal” y gobernar “sin los límites de la democracia tradicional”: “Con un título tomado de una frase de la Biblia «Sión será redimida con justicia» (Isaías, 1:27) quiere reformar el sistema judicial para reducir su capacidad de controlar la acción del Gobierno y anular la legislación de la Knesset”, ha asegurado.

Previamente, este experto ha recordado que, a pesar de la inexistencia de una Constitución propiamente dicha en Israel, “la jurisprudencia constructiva del Tribunal Supremo ha configurado la estructura propia de un Estado de derecho que no sólo mantiene la tradicional división de poderes, sino que pone al alto Tribunal como mecanismo de garantía de ese sistema, como protector de los derechos fundamentales y de los valores que inspiran la Constitución”. En este sentido, el amplio paquete de reformas propuestas “pretende limitar drásticamente su poder”.

Entre las medidas que ya han iniciado sus trámites, Bar Cendón ha destacado la que afecta  al poder del Tribunal Supremo de declarar la inconstitucionalidad de las leyes; la reforma del Comité de Selección de Jueces (el equivalente al Consejo General del Poder Judicial español); la eliminación del poder de los jueces de revisar la adecuación de las personas para ocupar el cargo de ministro, así como su potestad para declarar la incapacidad del primer ministro para ocupar el cargo; también, la legalización de la pena de muerte para los condenados por delitos de terrorismo.  A ello ha añadido otras reformas que están a punto de iniciar su trámite parlamentario, como la que pretende suprimir el denominado "principio de razonabilidad" (un principio de construcción jurisprudencial que permite a los jueces anular decisiones administrativas de apariencia legal) y la que atañe al papel del Fiscal General del Estado y de los asesores legales del Gobierno, entre otras. 

La de Netanyahu es, en definitiva, “una reforma de extraordinario calado que viene a desmontar totalmente la estructura del Estado de derecho en Israel. Una estructura construida de manera progresiva por el Tribunal Supremo, pero con sólidos fundamentos jurídicos y muy bien argumentada sobre los principios y valores que se derivan de las propias Leyes Básicas y también de las tradiciones jurídicas –principalmente, la británica– que inspiran la formación del ordenamiento jurídico y político de Israel”, ha afirmado el profesor Bar Cendón. “Si esta construcción fue denominada en su momento una ‘revolución constitucional’ por el juez Barak, la reforma de Netanyahu es una verdadera contrarrevolución constitucional”, ha concluido.

La independencia del poder judicial

En el seminario ha participado Amos Azubel,  ciudadano israelí afincado en Cataluña, profesional de una empresa israelí de alta tecnología, quien ha asegurado que “el movimiento de rechazo a la destrucción de la democracia que la sociedad israelí ha conseguido crear puede ser un modelo para todos aquellos movimientos en Europa que luchan contra gobiernos democráticamente elegidos, pero que desarrollan políticas y legislaciones que conducen a sus países hacia regímenes autoritarios”.

También ha intervenido Suzie Navot, catedrática de Derecho Constitucional y vicepresident of Research at the Israel Democracy Institute, quien ha explicado que Israel “es un país único, pues no tiene ningún mecanismo para la descentralización política. Nuestro Parlamento tiene 120 diputados y, de ellos, sólo se necesitan 61 para cambiar las Leyes Básicas o para convertirse en una dictadura. 61 es el número mágico. Significa el poder absoluto. Como la Corte Suprema es la única institución que puede limitar ese poder, están bajo ataque de este nuevo Gobierno”. Asimismo, ha advertido de que se trata de una reforma por etapas y “estamos sólo en la primera. No sé qué va a venir, pero me lo puedo imaginar: primero, capturar la Corte Suprema y luego el país dejará de ser democrático. Así se empezó en Hungría y en Polonia. En todos los regímenes autoritarios. Por eso es tan importante mantener la independencia del poder judicial en Israel”, ha insistido.

Evitar caer en la indiferencia 

La sesión ha tenido lugar en el salón de actos de la Sede San Juan y San Vicente y ha sido moderada por Tamar Shuali, directora de ECUDEM-UCV, junto con Shikma Bressler, catedrática de Física del Instituto Weizmann e impulsora de las protestas civiles que el pasado sábado 1 de abril alcanzaron en todo el país el número total de dos millones de ciudadanos.

Shuali, nacida y educada en Israel, ha recordado a tantos ciudadanos judíos que “hicieron de los valores de la libertad, la tolerancia y la democracia la bandera por la que lucharon para que los horrores que exterminaron a casi la totalidad de mi familia nunca jamás volvieran a producirse”. En este sentido, ha reconocido “con verdadero pavor” que es el propio Gobierno de Israel quien restringe esa libertad “arrojando al suelo y pisoteando esta bandera. Desde aquí quiero expresar mi solidaridad con los ciudadanos que protestan contra las políticas de un Gobierno extremista que pretende convertir a Israel en un régimen autoritario más, como muchos de los que están en su entorno y también fuera de él”.

La directora de ECUDEM-UCV ha apelado de un modo especial “a aquellos que, desde la enseñanza universitaria, nos dedicamos al estudio y promoción de los derechos humanos, a la lucha contra el antisemitismo y la xenofobia y a la promoción de la memoria del Holocausto. No podemos mantenernos como meros espectadores ante lo que está sucediendo en Israel. No podemos volver a caer en el error de la indiferencia que tan trágicas consecuencias tuvo en el pasado”.

Noticia anterior_ Odontólogos coinciden en la importancia de la especialización y de la formación continua
Noticia siguiente La Facultad de Teología organiza un congreso mariológico por el Centenario de la Coronación

Calendario

«junio de 2024»
lu.ma.mi.ju.vi.sá.do.
272829303112
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
1234567

Opinión