Amparo Baviera: “Tener hijos es invertir en lo que realmente importa”

Cátedra de la Mujer - Día de la Madre

Amparo Baviera: “Tener hijos es invertir en lo que realmente importa”

Noticia publicada el

Amparo Baviera: “Tener hijos es invertir en lo que realmente importa”

Amparo Baviera, presidenta de la Plataforma “Valencia Sí a la Vida”, asegura que, en estos momentos, con tantas leyes en contra de la vida, “tenemos que unirnos todos para defenderla. La sociedad ha asumido el aborto como un derecho, cuando el derecho fundamental es el del bebé a nacer”. Este es el mensaje fundamental que ha querido dar en la Cátedra de la Mujer de la Universidad Católica de Valencia (UCV) por el Día de la Madre. 

Baviera es profesora titular en la Universidad Politécnica de Valencia, donde ejerce también como vicedecana de las Cátedras de Empresa, Empleo y Emprendimiento de la Facultad de ADE y dirigiendo el Máster Universitario en Social Media y Comunicación Corporativa.

¿Urge reivindicar la paternidad y la maternidad para defender el derecho a la vida?

Sí, porque estamos ante auténticas barbaridades. En California, ya permiten el infanticidio los primeros 28 días de vidas del bebé y la Organización Mundial de la Salud quiere favorecer el aborto en cualquier momento y circunstancia. Ante esta situación, hay que aclarar que la maternidad y la paternidad son bienes sociales y absolutamente necesarios. Los niños son el futuro de la sociedad. Sin niños, no hay futuro.

¿Las mujeres tendrían más hijos si hubiera más ayudas?

Ser madre conlleva sacrificio y entrega, distribuir tus esfuerzos entre la familia y el trabajo. Obviamente, nadie te regala nada en el mundo laboral y tampoco se facilita la conciliación, da igual donde se trabaje. Es verdad que el sector público lo facilita más que el sector privado, pero en éste hay también ejemplos sorprendentes: a un amigo mío lo contrató Amazon y le dijeron que, fuera del horario laboral, ni le iban a llamar ni debía responder llamadas o correos de trabajo… Es una muy buena noticia, porque una multinacional de esta altura hace eso, en algún momento puede que llegue al resto.

Las mujeres tendrían más hijos si hubiera más ayudas y medidas para conciliar, si no fuera tan difícil. Pero, al margen de ello, tenemos que concienciarnos de que, donde comen dos, comen tres y comen cuatro. Y que, sobre todo, vale la pena.

Otra clave es combatir el aborto: se ofrece el aborto como única opción, porque, más allá de las bajas de maternidad y paternidad, no hay medidas de conciliación ni contratos especiales para mujeres embarazadas. Por desgracia, no nos damos cuenta de que el aborto conlleva destrozar dos vidas: la vida de la madre y la del bebé.

¿Algún dato concreto?

Según la encuesta “El coste de la conciliación”, realizada por el Club de las Malasmadres y la Asociación Yo No Renuncio en febrero de este año, el 40% de las mujeres renuncia a la maternidad por la falta de conciliación y el 68% tendría más hijos si hubiera más medidas de conciliación. Además, el 57% de las mujeres españolas ha sufrido una pérdida salarial tras haberse convertido en madre.

Son datos espeluznantes. La falta de conciliación le sale muy cara a la mujer. Como se puede comprobar, en España, hay mucho camino que recorrer todavía en ese sentido. Es vital mejorar la relación entre la vida y el trabajo. Los cuidados también tienen un coste, especialmente, los primeros años de vida de los niños ya que necesitan más a la madre.

¿Cuál ha sido su experiencia para integrar familia y trabajo?

Pues mira, he tenido de todo. Por un lado, he sido muy afortunada de poder trabajar con grandes mujeres que han confiado en mí independientemente de mis embarazos. También hay compañeros que te sorprenden y te felicitan porque estás invirtiendo en lo que realmente importa (que no es el trabajo sino la familia).

Por otro lado, hay veces que no me han dado la enhorabuena al decir que estaba embarazada y/o me han llegado a preguntar qué iba a hacer… Pero hay que saber reaccionar y ser libre, que te dé igual lo que piensen o que te encasillen. También hay que dar testimonio: la sociedad percibe al hijo como una carga, pero es una alegría y siempre viene con un pan debajo del brazo. Yo lo he experimentado en cada embarazo; si Dios cierra una puerta, abre una ventana. Eso sí que es verdad.

Es más, tengo que confesar que mis hijos son mi mejor razón para levantarme cada día, para construir un mundo mejor y para seguir promoviendo la cultura de la vida y la maternidad. Cuando estoy en el trabajo y termino mi jornada laboral, tengo ganas de volver a casa, de abrazar a mis hijos y a mi marido y disfrutar de su conversación, sus juegos, leer con ellos... 

Sin embargo, esta perspectiva ¿cree que es compartida entre las jóvenes? 

No, porque tampoco se está transmitiendo desde los medios de comunicación y desde la industria del entretenimiento; ahí hay mucha labor que hacer.

Por eso, los grupos y movimientos que defendemos la cultura de la vida estamos apoyando y tratando de promover una concienciación social sobre la importancia de la paternidad. Ser padres y organizar la casa no es sólo cosa de mujeres. El hombre también ha de descubrir su paternidad dentro de su familia y en la sociedad. Sólo así la maternidad podrá ser defendida y salvada.

Noticia anterior_ La tragedia de los embriones congelados condenados a muerte
Noticia siguiente Rusia y Ucrania, juntos en la UCV

Calendario

«agosto de 2022»
lu.ma.mi.ju.vi.sá.do.
25262728293031
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930311234

La UCV en medios