La Iglesia, creo en la Iglesia (Cardenal Antonio Cañizares, La Razón)

La Iglesia, creo en la Iglesia (Cardenal Antonio Cañizares, La Razón)

Noticia publicada el

Los Obispos de las provincias eclesiásticas de Valencia, Tarragona y Barcelona (Comunidad Valenciana, Baleares y Cataluña) juntos, unidos como Iglesia, acudimos a Roma en la «Visita ad Limina» que los Obispos hemos de hacer cada cinco años como signo de comunión con el Papa y orar ante la tumba de los Apóstoles Pedro y Pablo, expresión de esa misma comunión que nos constituye como Iglesia. Han sido unos días en que hemos podido comprobar una Iglesia viva, animada el Espíritu que nos urge a salir a donde están los hombres para anunciarles sobre todo a Jesucristo. En todos los Dicasterios de la Curia Romana que visitamos, la misma voz, llamada y consigna: es la hora de evangelizar de nuevo e intensamente, es la razón de ser de la Iglesia, la hora de avivar lo que somos, sacramento de comunión y unidad. El mismo Papa al que encontramos tan estupendamente, con tanto cariño hacia nosotros, y a España, vimos al Papa, como es: un padre, cercano, que escucha y acoge, un Papa con entrañas de misericordia, profundamente humano y evangélico, y gran sentido del humor, realista, y capacidad de diálogo, un Papa de la esperanza y de la ternura.

Tuvimos con él una larga conversación de dos horas y media que se nos hizo corta, en la que no soslayó ninguna de nuestras preguntas e inquietudes. Para mí estos días –y creo que para todos los que participamos en esta «Visita ad Limina»– un fortalecimiento de nuestra fe en la Iglesia, un gozo de ser Iglesia, un sucesor de los apóstoles columnas y cimientos de la Iglesia, y un aliento a caminar juntos con la Iglesia en su misión de servir a todos, especialmente a los necesitados y pecadores.

Tengo que decir que no es posible vivir en unión con Cristo Jesús y separarnos de ella. La Iglesia es inseparable de Cristo, pero también Cristo es inseparable de la Iglesia. En expresión de san Agustín, Jesucristo y la Iglesia constituyen el «Cristo total». «Del costado de Cristo, dormido en la cruz, enseña el Concilio, nació el sacramento admirable de la Iglesia entera» (SC 5). Por eso el Vaticano II ha reclamado ampliamente el papel de la Iglesia para la salvación de la humanidad, de la que ella es su primera beneficiaria (Cf RM 9).

«En verdad, decía Pablo VI, es conveniente recordar esto en un momento como el actual, en que no sin dolor podemos encontrar personas, que queremos juzgar bien intencionadas, pero que en realidad están desorientadas en su espíritu. Cómo va a ser posible amar a Cristo sin amar a la Iglesia, siendo así que el más hermoso testimonio dado en favor de Cristo es el de san Pablo: Amó a la Iglesia y se entregó por ella» (EN l6).

Es verdad que, por razones muy diferentes y desde actitudes muy variadas, hay cristianos que encuentran especiales dificultades para integrar en su confesión de fe el «creo en la Iglesia». Parece que, en los últimos decenios, está pasando un poco como al músico Schubert que suprimía de sus composiciones musicales sobre la Misa «et in unam, sanctam, catholicam Ecclesiam».

«Creo en la Iglesia» significa que mi adhesión personal e incondicional a Dios tiene lugar dentro de la Iglesia, en su seno materno; que la eclesialidad es una dimensión de ese acto de suprema confianza que es la fe cristiana... Creo en el Dios y Padre de Nuestro Señor Jesucristo eclesialmente. La fe, que no puede ser más que teologal en su principio como en su fin, es, de forma igualmente esencial, eclesial en el modo de ejercicio. La fe que es un acto absolutamente personal –nadie puede creer por mí– es intrínsecamente eclesial: creemos en la Iglesia, con la fe de la Iglesia, con la Iglesia de todos los tiempos y lugares, la única Iglesia, una fe apostólica.

La Iglesia, por otra parte, no puede ser entendida ni valorada sino desde la fe en Dios y desde el horizonte de salvación eterna. ¡Nuestra mirada a la Iglesia viene a ser iluminada por Aquel que es «Luz de las gentes»! Esta realidad nos hace percibir su realidad total, su misterio y también el misterio de lo que es el hombre santificado y renovado por la fe en Jesucristo.

Un acercamiento puramente humano no la comprende enteramente. Pero les aseguro que no conozco experiencia más gratificante que el vivir la realidad de la Iglesia, ni más dichosa ni esperanzadora que sentir la Iglesia y vivir dentro de ella. Si uno quiere conocer la belleza de la catedral de Valencia o la de Burgos, o la de León o las Basílicas de san Pedro, o de San Pablo, o de Santa María en Roma, ha de entrar dentro; si uno quiere comprobar la belleza y realidad de la Iglesia ha de estar y entrar, dentro de la Iglesia, sentirse Iglesia. ¡Qué alegría la de estos días y qué coraje y fuerzas las que he recibido en estos días con mis hermanos Obispos de Valencia, Cataluña y Baleares, de los Dicasterios Romanos, y principalmente con el Papa Francisco!

Noticia anterior_ La alegría de la fe cristiana (Cardenal Antonio Cañizares, La Razón)
Noticia siguiente La nueva regulación del aborto de Macron (Cardenal Cañizares, La Razón)

Buscador de noticias

Calendario

«julio de 2022»
lu.ma.mi.ju.vi.sá.do.
27282930123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
1234567

Últimas noticias publicadas