Unas aclaraciones necesarias (Cardenal Antonio Cañizares, La Razón)

Noticia publicada el

El domingo pasado, en el que celebramos en Valencia la fiesta de Nuestra Señora de los Desamparados Patrona de Valencia y de la Comunidad Valenciana, provocó un grave incidente y difundió un comunicado el concejal de Seguridad Ciudadana dado por un medio de comunicación valenciano, y después difundiéndose por otros muchos medios de comunicación social de ámbito incluso nacional.

Debo defender la verdad por justicia y, al mismo tiempo, desmentir al Sr. Concejal y decir públicamente que se ha equivocado por completo, y ha mentido en el comunicado o comentario que ayer se hizo público y se difundió por medios de comunicación social a propósito de la mostración, enteramente legal y legítima, que se hizo desde el interior del templo, sin salir de él, con las puertas abiertas, ni pisar ni siquiera sus umbrales, de la basílica de la sagrada imagen de la Madre de Dios y de los Desamparados, mirando a la plaza de la Virgen. ¿Alguien ha prohibido esto: abrir las puertas de un templo y mostrar dentro del templo una imagen de devoción en el pueblo? ¿Qué ley prohíbe esto? ¿Me puede mostrar alguien algún texto legal? ¿Dónde se vulneró la ley?

Con toda rotundidad, claridad, verdad y firmeza, y con toda libertad que, por lo visto el Sr. Concejal en cuestión querría, cercenar y suprimir, debo decir que ha mentido sin paliativo alguno, y al mismo tiempo debo comunicar en honor a la verdad y la justicia que, por parte de la Iglesia, se ha cumplido y se está cumpliendo fi el y estrictamente, casi escrupulosamente, la legalidad, lo que señalan las disposiciones dictadas por el Gobierno de España que veo que el Concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Valencia paradójicamente, sin embargo, ignora o desconoce. Además tengo que añadir que este Arzobispado está cumpliendo minuciosamente las disposiciones que nos señalan las autoridades sanitarias y gubernamentales para el estado de alarma sobre la pandemia del covid-19, basta que haga un repaso de las múltiples veces que este Arzobispado ha hecho públicas sus propias directrices para todos los sacerdotes y fi eles secundando y aplicando lo que se nos manda; y sin falsa modestia por mi parte, tengo que recordar la apertura y disposición públicas que este Arzobispado ha mostrado a colaborar con las autoridades autonómicas y locales en cuanto se refi ere a la pandemia del covid-19; por ello mi asombro y perplejidad es mayúscula por la falsedad que el Sr. Concejal y diversos medios han difundido, y que no venga diciendo, para más INRI que una institución como la Iglesia debería dar «ejemplo a la ciudadanía», y naturalmente que debe darlo, y, gracias a Dios, lo está dando admirablemente. Ojalá que la Concejalía de Seguridad del Ayuntamiento de Valencia lo diese al menos del mismo modo, y con el mismo cuidado y celo que la Iglesia, en general, y en particular, en Valencia, lo está dando. ¿Por qué se miente tan descaradamente y encima acusa?¿impunemente? Se ha hecho por parte del Concejal, y algunos medios lo han secundado, algo tan deleznable y denigrante como hizo Nerón en la  Roma del Imperio que acusaba a los cristianos de algo en lo que los cristianos no tuvieron ni arte ni parte, pero fueron acusados y llevados a los tribunales y a la persecución, como sabe por la historia todo ciudadano medianamente culto, ¿lo recordamos? ¿No es difusión de un bulo lo del Concejal?

Si el Concejal en cuestión, hubiese estado allí en la basílica de la Virgen, o hubiese seguido la Santa Misa por TV me habría escuchado lo que dije antes de dar la bendición y de interpretar los correspondientes himnos; dije más o menos: «El día de san Vicente Ferrer no pudimos sacar, por motivos coyunturales, la imagen de San Vicente a la puerta de Hierros de la Catedral, ¿lo recordáis?, ¿por qué no sacamos ahora, dije, la imagen de la Mare de Déu a la puerta, sin salir del templo ni pisar la plaza y que salude y bendiga a su ciudad, a Valencia, y a las gentes que pasen ahora por la plaza y que la gente desde sus casas puedan rezarle? ¿Qué os parece, lo hacemos? Y los asistentes, que eran el grupo de los Capellanes de la Virgen y los Canónigos, asintieron en voz alta y me respondieron unánimementeque «sí, saquémosla y mostrémosla». Y permaneció la imagen de la Virgen de los Desamparados, siempre en el templo, con las puertas abiertas de la basílica mientras se cantaba, como otros años, este, desde dentro del templo, el himno a la Virgen de los Desamparados, el Himno Regional Valenciano, interpretados por el tenor de la Catedral, y coreados, con emoción contenida, por los presentes, y, finalmente, durante los acordes del himno Nacional español inició su retirada a su lugar la imagen sagrada de la Virgen.

Estos son los hechos. Y por estos hechos se me amenaza con una investigación para elevar un informe a la autoridad competente, y se me acusa de unos delitos enormes; el Concejal puede hacerlo si quiere, pero debe saberse que la calumnia, y la falsedad no son de recibo, menos aún en una sociedad justa, democrática respetuosa de libertades inalienables; se dice, además, en lo publicado por este señor que «cree que ha sido premeditado», ¿en qué se funda para hacer tal acusación?; hay que tener en cuenta que esto es delito: acusar sin justificar la presunción que se inventa.

No es éste el sentir de los valencianos, sino todo lo contrario: no he recibido ninguna queja, sólo, y muchísimas, de felicitación, gratitud alabanza, y ánimo de los valencianos por lo que hicimos en la basílica de la Virgen. Ese es el pueblo valenciano que el Sr Concejal ignora. Estoy muy tranquilo porque, si no es con dolo, nadie me puede acusar de haber cometido nada ilegal: siempre hay Nerones que acusen de lo falso. Pero me deja muy preocupado que pueda haber gente que se dedique a sembrar y difundir la mentira, y no respetar los derechos fundamentales de la persona y de la sociedad, como el de la libertad religiosa. Aunque tengo el máximo respeto a las diferentes maneras de pensar y entender la vida, me repugna vivamente el que se siga la teoría marxista-comunista para la que la mentira es arma política y que se siga anclados en el criterio de «cuanto peor, mejor», que sólo genera violencia, odio y ruptura de la concordia, de lo cual tenemos memoria en España.

Si publico este artículo en LA RAZÓN es para avisar de lo que puede estar pasando y que podría llevarnos, incluso a esta posición grotesca, cuandomenos, de este Concejal, que hasta pretende decir qué es lo que podemos o no hacer dentro de nuestros templos. Ante esto, en justicia, caridad, en defensa de la libertad religiosa, garantizada constitucionalmente, y en la defensa de la verdad, que nos hace libres, no puedo ni debemos callar.

Noticia anterior_ Orar por las vocaciones (Cardenal Antonio Cañizares, La Razón)
Noticia siguiente El drama del paro (Cardenal Arzobispo Antonio Cañizares, La Razón)

Buscador de noticias

Calendario

«noviembre de 2020»
lu.ma.mi.ju.vi.sá.do.
2627282930311
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30123456

Últimas noticias publicadas