Piden que la UNESCO declare el Santo Cáliz Patrimonio de la Humanidad
domingo, 9 de noviembre de 2008 En la clausura del I Congreso Internacional "Valencia, la ciudad del Santo Grial"
El I Congreso Internacional "Valencia, la ciudad del Santo Grial", ha instado "a las autoridades correspondientes a que promuevan ante la UNESCO la declaración de Patrimonio de la Humanidad" para el Santo Cáliz que se venera en la Catedral de la capital valenciana. La petición forma parte de las conclusiones que han sido hecho públicas en la sesión de clausura del congreso, que se ha celebrado desde el pasado viernes en Valencia. El congreso ha fundamentado su propuesta en "el conjunto de los argumentos presentados en este simposio y dado que, al menos, se puede demostrar que el Santo Cáliz de Valencia, fue el inspirador de las narraciones medievales que dieron lugar al nacimiento de la literatura épica europea". El congreso también ha propuesto que se realice una nueva investigación, con los medios actuales, de "todas las piezas" que componen el Santo Cáliz para poder precisar más la datación y el origen de la reliquia. No obstante, el simposio ha considerado en sus conclusiones que la investigación desarrollada hace cincuenta años por el catedrático de Arqueología de la Universidad de Zaragoza Antonio Beltrán "continua siendo válida". Igualmente, el congreso ha invitado a que se desarrollen las "nuevas vías de investigación que se han abierto a consecuencia de este simposio". Una de ellas es el análisis de los frescos medievales de la Virgen con el Santo Grial encontrados en iglesias pirenaicas, que "podrían tener relación con la estancia del Santo Cáliz en aquellas tierras". Asimismo, la tradición que identifica el Santo Cáliz de Valencia con el que empleó Jesús en la Última Cena es "coherente desde el punto de vista lógico e histórico" y cuenta con "profusión de datos confluyentes". De hecho, el congreso ha subrayado que "no se ha encontrado ningún argumento en contra y considera admisible que pueda seguir manteniéndose esta tradición multisecular". En este sentido, "frente a la costumbre muy extendida de mencionar como ‘competidores’ del Santo Grial de Valencia otros objetos de diversa entidad", el congreso ha afirmado en sus conclusiones que "ninguna otra pieza reúne unas credenciales semejantes que puedan convertirlo en alternativa real del Santo Cáliz". Además, el estudio presentado por primera vez en el congreso sobre la plegaria eucarística denominada "Canon Romano" que identifica el cáliz de los papas de los primeros siglos con el de Jesús "supone un avance enorme en orden a documentar la estancia del cáliz de la Última Cena en Roma en los primeros años del cristianismo, presupuesto necesario para dar validez a la tradición que explica su traslado a España". Sobre la tradición que relata el envío de la reliquia a Huesca en el siglo III, "si no es posible documentarla plenamente por ahora, mantiene en lo esencial una coherencia suficiente para otorgarle la necesaria credibilidad", han precisado las conclusiones. Finalmente, el congreso ha concluido que "ha quedado suficientemente probada la relación indisoluble" entre las leyendas griálicas y el Santo Cáliz de Valencia. El simposio ha considerado "indudable" que las narraciones que "se originaron en los pirineos aragoneses, y que se extendieron por el mundo, están inspiradas por la presencia de esta copa en aquellas tierras y hacen referencia a personajes y hechos reales vinculados al Santo Cáliz" que se venera en Valencia. El congreso sobre el Santo Cáliz ha sido organizado por el Arzobispado de Valencia, el Cabildo Metropolitano de la Catedral, la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir, el Centro Español de Sindonología, la Real Hermandad y la Cofradía del Santo Cáliz. Además, han prestado su colaboración la Orden de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén y la Fundación COSO. El simposio, que ha contado con la presidencia de honor del rey Don Juan Carlos, fue inaugurado el pasado viernes en el Centro Cultural La Beneficencia por el cardenal arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco, en un acto al que también asistieron el presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, y la alcadesa de Valencia, Rita Barberá. EL FISICO Y JESUITA MANUEL CARREIRA AFIRMA EN EL CONGRESO DEL SANTO CALIZ QUE FE Y CIENCIA SON COMPATIBLES El sacerdote jesuita y doctor en Ciencias Físicas por la Universidad de Washington Manuel Carreira ha afirmado en Valencia que "la fe en la presencia real del cuerpo y la sangre de Jesucristo en la Eucaristía es compatible con lo que nos dice la ciencia sobre el comportamiento de la materia". Carreira, que ha intervenido esta mañana en el I Congreso Internacional "Valencia, la ciudad del Santo Grial", ha argumentado que, "según lo que ha demostrado la investigación científica a través de la mecánica cuántica, la materia no está limitada a lo que observamos en nuestra vida diaria, sino que puede hacer cosas tan extrañas como estar en varios sitios a la vez, trasladarse de un sitio a otro sin necesidad de pasar por en medio e incluso "compenetrarse", es decir, que no hay limite a la cantidad de materia que un volumen extremadamente pequeño puede albergar". Por ello, "cuando nos dice la Teología que todo el cuerpo de Cristo está en cada parte de la hostia consagrada y en cada gota del cáliz, o cuando nos dice que Cristo está simultáneamente en todos los sagrarios del mundo, eso tampoco es incompatible con el concepto científico de ‘materia’", ha indicado. Sin embargo, "aunque la ciencia puede dar una explicación de todo ello, no puede demostrar nada literalmente acerca de lo que ocurre en la Eucaristía", ha precisado. Asimismo, la Teología "señala que, al igual que sucede con el cuerpo de Cristo, cuando nuestro cuerpo resucite estará también fuera de los límites del espacio y del tiempo, y eso podría suceder sin que deje de ser verdadera materia". Por la fe, "creemos que nuestro cuerpo participará de ese modo de existir si somos miembros de Cristo, que es precisamente el resultado de recibirle en la Eucaristía", ha precisado. Carreira, que ha sido profesor en las universidades de Cleveland y de Comillas, ha manifestado que, "a diferencia del resto de reliquias relacionadas con la pasión y muerte de Cristo, como la Sábana Santo o el Santo Sudario, el Santo Grial no se limita a informar de unos hechos históricos y, por tanto, en referencia a un pasado". Antes bien, "podríamos decir, de una manera analógica, que si la presencia de Cristo en la Última Cena se multiplica en todas las misas que se celebran en el mundo, también el Santo Cáliz que empleó se multiplica en todos los otras cálices que en cada momento se hacen instrumento de la conversión del pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Jesús". Todos los cálices, por tanto, "actualizan el Santo Grial de la Última Cena cuando se consagra su contenido, ya que repiten lo mismo que hizo Jesús entonces".