¡Feliz Año Nuevo!

¡Feliz Año Nuevo!

Noticia publicada el

Tribuna del cardenal arzobispo de Valencia Antonio Cañizares en La Razón.

Se abre el año con muchas zonas del mundo en que la paz está rota –recordamos sobre todo a Siria– y también otros lugares con tantos muertos y heridos por la violencia desatada, con tantos niños, mujeres y ancianos asesinados en violencia terrorista y sádica como los recientísimos actos terroristas de Turquía y Alemania, o la persecución de cristianos, de tantos cristianos masacrados y exterminados dentro de un plan que no puede calificarse sino de diabólico, por ejemplo en Pakistán. Otros muchos lugares y situaciones dolorosamente entenebrecen la tierra porque falta la paz que Cristo trae a los hombres, a los que ama el Señor, e ilumina nuestro mundo. El año viejo ha sido pródigo en violencia con el azote terrorista y criminal en tantos sitios que todo lo somete a estrategia para conseguir sus objetivos; también, a lo largo del año viejo. Sufrimos el terrible zarpazo de muchos crímenes de violencia asesina en hogares o en la calle: ahí tenemos a Venezuela y otros lugares. La amenaza terrorista y la violencia, el miedo y el temor, atenazan a los países. La vida no se respeta: millones de seres inocentes no nacidos son eliminados violentamente en el seno de sus madres; ayer mismo leíamos que en este último año habla disminuido en unas centésimas el número de abortos, y con razón nos alegrábamos todos, aunque sea tan pequeñísima e insignificante su disminución; y al mismo tiempo nos alegraba que en el primer país en el que se legalizó el abono, Rusia, se pedía su abolición por parte de un número significativo de rusos, encabezados por el Patriarca Kiril, de la lglesia ortodoxa Rusa, pero nos llenaba de tristeza y pena el modo cómo daba esta noticia un medio televisión, porque tal y como se daba denotaba a las claras un cierto medio por la noticia rusa y una clara posición a favor, en el fondo, de este «crimen abominable», como calificó al aborto el Concilio Vaticano II. No hay que olvidar que el «exterminio de millones de niños no nacidos es la eliminación de los seres humanos más pobres» (Benedicto XVI) y la mayor de las esclavitudes del hombre por el hombre.

Se siguen apoyando o confirmando legislaciones y actuaciones que, en lugar de proteger la vida y la dignidad inviolable de todo ser humanos siempre y en todo momento, permiten, sin embargo, eliminarla aunque sean con fórmulas encubiertas, conocidas, e hipócritamente admitidas, que tanto engrosan la cultura de la muerte. Esta es la mayor esclavitud y manipulación del hombre, la mayor privación de libertad y manejo o disposición del hombre por el hombre: la disposición de su vida sin contar con la criatura. Este no respeto a la vida, que corroe nuestras sociedades permisivas como un terrible cáncer con graves metástasis, es un signo gravísimo de inhumanidad, de esclavitud, de manejar al otro y eliminarlo, es un signo de grave quiebra moral, exponente de la mayor pobreza, como es el expolio y la privación violenta de la vida, y constituye, así, una amenaza muy grave para la paz justa y no digamos nada de la difusión e imposición de la ideología de género, una de las piezas o armas ideológicas más poderosa en la «guerra mundial» -en expresión del Papa Francisco- desatada contra el matrimonio, que resulta destructora de la familia y del hombre, sí, destructora de la familia y del hombre, tal y como suena: como distintivo diabólico de un Nuevo Orden Mundial que se impone desde agencias internacionales a países -por ejemplo, la ONU o la Comunidad Europea- y que aquí, en España, ya son ocho las Comunidades Autónomas que la han hecho propia, y pronto serán nueve, si no se remedia -la mayoría de España- al sumarse la Comunidad Valenciana por aprobación por parte de las Cortes Valencianas de un proyecto legislativo que podemos calificar de inicuo. Esta ideología no es moderna ni conlleva progreso, sino indignidad y sumisión, dictadura y tiranía.

«Se constata y se hace cada vez más grave en el mundo –decía San Juan Pablo ll y repetía Benedicto XVI en uno de sus mensajes para el Día de la Paz del primero de año-: muchas personas, es más, poblaciones enteras, viven hoy en condiciones de extrema pobreza y esclavitud... Se trata de un problema que se plantea a la conciencia de la humanidad, puesto que las condiciones en que se encuentra o se trata a un gran número de personas son tales que ofenden su dignidad innata ycomprometen, por consiguiente, el auténticoy armonioso progreso de la comunidad mundial» (Juan Pablo licitado por Benedicto XVI):el caso de los refugiados es sangrante. Combatir la pobreza, acoger a refugiados es construir la paz.

Éstas y otras múltiples y nuevas pobrezas, así como la esclavitud solapada de tantas formas por la crisis económica,en parte y aparentemente superada, unida ésta a otras crisis demás hondo calado originadoras en buenamedida de ella, sociales, culturales, de humanidad y del espíritu,son factores que, sin duda, favorecen o agravan conflictos, pueden generar violencia o debilitar la paz verdadera o las fuerzas que se requieren para el establecimiento de la paz fuerte y estable en todos los lugaresy para todos los hombres, en todo caso entorpecenel camino hacia la paz justa y auténtica,que siempre se edificará sobre la base delamor-caridad, verdad, justicia, libertad, perdón,reconocimiento y respeto de la dignidadde la persona. Al finalizar el Año de la Misericordia,hace un mes, suena con fuerza el gritoclamoroso que proviene de los pobres, de losmás pobres, “si quieres la paz, trabaja paraerradicar la pobre”, sobre todo cuando la vida se ve amenazada, para ser eliminada:¿cabe más pobreza que ésta, tan palmaria enlos no nacidos, víctimas de esta cultura demuerte que nos asfixia? Si queremos la paz, esnecesario combatir la pobreza y defender lavida, defender al hombre y la familia y negarsea propagar la ideología burguesa tan terrible de género, en el fondo tan esclavizante: «Nuncamás esclavos, sino hermanos» es, por eso,un objetivo que hemos de tener siempre presente, no sólo al comenzar un año, sino en todomomento. Ésta debería ser una consigna paraeste año que comenzamos, si queremos quesea un año de felicidad, de dicha, de alegría, deesperanza, de vida, de libertad, de paz, de amor,de Dios. Año nuevo para erradicarla ideologíade género, el abono y la cultura de muerte, edificar humanidad nueva y nueva civilizacióndel amor y de la vida, combatir la pobreza y lasrefinadas esclavitudes modernas, construir fraternidad y no pasar ante los demás hombrescon indiferencia, tratar a todos como hermanos y ejercer lacaridad con los más pobres, veren todo hombre un hombre, una personacomo Dios la quiere con dignidad inviolable,un hermano, no mi medio para el propio interés o someterlo a intereses dominadoresde una ideología o de unos poderes ocultos queestán en contra del hombre.

Noticia anterior_ 2016: Incertidumbres 6- Estabilidad 3 (Jesús de Salvador, Valencia Plaza)
Noticia siguiente Valencia 2017, carta a los Reyes (Jesús de Salvador, Valencia Plaza)

Buscador de noticias

Calendario

«septiembre de 2021»
lu.ma.mi.ju.vi.sá.do.
303112345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930123
45678910

Últimas noticias publicadas