Comparte esta página en

Identidad Católica

Presentación

“Toda universidad católica debe manifestar su propia identidad católica con una declaración de su misión o con otro documento apropiado”.

El estudiante es el centro sobre el que debe gravitar la vida universitariaConsideramos al docente como un maestro, donde el saber no se transmite como si fuera un objeto de uso y consumo, sino que establece ante todo una relación sapiencial que se convierte en palabra antes que en transmisión de nociones.San Vicente Mártir

La presente sección pretende atender a la solicitud de SS Juan Pablo II, expresada en la Constitución Apostólica sobare las Universidades Católicas (Ex Corde Eclessiae) promulgada el 15 de agosto de 1990, donde se establece que “toda universidad católica debe manifestar su propia identidad católica con una declaración de su misión o con otro documento apropiado”.

Por otra parte, SS. Benedicto XVI expresó que la identidad de una universidad católica no depende solo del número de estudiantes católicos “ni se puede equiparar simplemente con la ortodoxia del contenido de los cursos. Es una cuestión de convicción: ¿creemos realmente que sólo en el misterio del Verbo encarnado se esclarece verdaderamente el misterio del hombre?”. (Benedicto XVI mensaje a la Iglesia en los Estados Unidos 2008)

Consideramos que el servicio a la verdad, la diaconía de la verdad, es la mejor expresión de la catolicidad de la Universidad Católica de Valencia de cara a la sociedad. En este sentido, citando a Juan Pablo II, observamos cómo “entre los diversos servicios que la iglesia ha de ofrecer a la humanidad, hay uno del cual es responsable de un modo particular, la llamada diaconía de la verdad. Por una parte, esta misión hace a la comunidad creyente partícipe del esfuerzo común que la humanidad lleva a cabo para alcanzar la verdad, y por otro obliga a responsabilizarse del anuncio de las certezas adquiridas, incluso desde la conciencia de que toda verdad alcanzada es solo una etapa hacia aquella verdad total que se manifiesta en la revelación última de Dios” (Fides et Ratio, 2) Y la UCV, nacida del corazón de la Iglesia, es la institución de educación universitaria oficial de la Archidiócesis de Valencia.

Como Universidad. “Es una comunidad académica que de modo riguroso y crítico, contribuye a la tutela y desarrollo de la dignidad humana y de la herencia cultural, mediante la investigación, la enseñanza y los diversos servicios ofrecidos a las comunidades locales, nacionales e internacionales. Goza de autonomía institucional para cumplir sus funciones con eficiencia y garantizar a sus miembros la libertad académica, salvaguardando los derechos de la persona y de la comunidad dentro de las exigencias de la verdad y el bien común”. (Ex Corde Eclessiae 12 = ECE 12)

Como católicaPromueve la integración de la fe y la razón, de modo que se pueda ver más profundamente cómo la fe y la razón se encuentran en la única verdad … para lo cual procura que la teología informe … una ayuda a todas las otras disciplinas en su búsqueda de significado, no sólo ayudándoles a examinar de qué modo sus descubrimientos influyen sobre las personas y la sociedad, sino dándoles también una perspectiva y una orientación…”.(ECE 18 – 19)

Puesto que el objetivo de una Universidad Católica es el de garantizar de forma institucional una presencia cristiana en el mundo universitario frente a los grandes problemas de la sociedad y de la cultura, ella debe poseer, en cuanto católica, las características esenciales siguientes:

  • Una fundamentación cristiana, no sólo de cada miembro sino también de la comunidad universitaria como tal. (ECE 27)
  • Una reflexión continua a la luz de la fe católica, sobre el creciente tesoro del saber humano, al que contribuye con las propias investigaciones.
  • La fidelidad al mensaje cristiano tal como es presentado por la iglesia.
  • El esfuerzo institucional al servicio del pueblo de Dios y de la familia humana en su itinerario hacia aquel objetivo trascendente que da sentido a la vida”. (ECE 13)
  • Por tanto, los ideales, las actitudes y los principios católicos penetran y conforman las actividades universitarias según la naturaleza y la autonomía propias”. (ECE 14)

Como Comunidad. “Las personas se esfuerzan por formar una comunidad auténticamente humana y cristiana, cimentada en los valores del respeto recíproco, la tolerancia, la caridad y el diálogo sincero. La fuente de su unidad deriva de su común consagración a la verdad, de la idéntica visión de la dignidad humana y, en último análisis de la persona y el mensaje de Cristo que da a la Institución su carácter distintivo”. (ECE 21)